¿Qué es el slow fashion y cómo ser parte del movimiento comprando calcetines sostenibles?

Actualmente vivimos en un mundo cuyos valores respaldan el consumismo y la competitividad entre distintas marcas de moda. Todo pasa tan rápido que ni nos paramos a pensar qué está ocurriendo realmente y sobre todo, cuales son las consecuencias de dichos actos. Esto se debe también a un factor casi psicológico que utilizan las grandes marcas en contra nuestra con el único interés de llenar sus bolsillos. Hablamos del fast fashion, un tipo de moda que hace que nada nos resulte suficiente, es decir, por mucho que nos guste una prenda de ropa, las marcas van a seguir sacando más y más modelos que nos encantan a precios casi ridículos, haciendo que llenemos nuestros armarios de ropa de una mínima calidad sabiendo que en cuestión de meses, la tendremos que sustituir otra vez por un modelo similar. 

El fast-fashion en un concepto cíclico que hace que volvamos a caer y hagamos rodar la rueda que poco a poco, está acabando con el verdadero mundo de la moda.

Afortunadamente, han empezado a surgir marcas y diseñadores que apoyan el concepto de slow-fashion, es decir, una moda sostenible.

Nuestra mente nos juega una mala pasada, ya que siempre queremos obtener más y mejor, de tal manera que si no obtenemos ese producto que nos gusta inmediatamente, nos invade una sensación corporal de casi fracaso. Un espíritu competitivo constante que nos hace ser mejores, pero también, en este caso en concreto: peores.

Para obtener lo mejor, nos referimos a obtener esos pantalones o camisetas que son increiblemente “chulas” y cuestan tan poco. Es decir, algo bueno, bonito y barato. Pero, ¿qué hay detrás de esas prendas que nos vuelven tan locos?

A día de hoy, el funcionamiento de la producción y creación de prendas de las grandes marcas, se basa en 2 principios : Bajo precio por una baja calidad siguiendo las tendencias del momento. Por lo que pasada la moda, lo más probable es que se rompa (debido a su baja calidad) por lo que te tendrás que comprar otra vez más ropa.

Todo este proceso engloba un procedimiento en el que en la inmensa mayoría, se realiza en países tercermundistas con unas condiciones laborales penosas con mano de obra muy barata.

Sueldos bajos en malas condiciones con una gran deslocalización de las empresas, fomentando la pérdida de empleo en los países desarrollados con competencia desleal con los pequeños comerciantes locales. 

Por lo tanto, ¿qué tipo de calidad debemos buscar a la hora de comprar ropa?

Lo primero que debemos de buscar a la hora de comprar una prenda de ropa es algo tan fundamental como que sea duradera. Que una prenda sea duradera significa que ha sido realizada con muy buenos materiales y que por mucho que se utilice, no pierde la apariencia del primer día con el paso del tiempo.

Lo segundo que debemos buscar es que dichas prendas, hayan sido realizadas por marcas que respetan todos los derechos laborales y de igualdad. Desde los que cultivan las fibras hasta los que confeccionan la ropa, y pasando tambien por los diseñadores   

Por último, pero no por ello menos importante, es que todo el proceso de creación de la prenda sea un proceso sostenible y no contaminante. Esto quiere decir que se han utilizado materiales reutilizables, dando una segunda vida a materiales como el algodón orgánico reciclado. Aunque también se refiere a que en el proceso no se hayan utilizado químicos o materiales poco eco-friendly , por eso el algodón orgánico es una fibra ecologica y duradera. 

Sabemos que el Slow fashion es algo contracultural, ya que a día de hoy, es algo que va en contra de las normas sociales actuales del “más es más” y “cuanto más rápido y más barato mejor”. 

Pero si eres una persona con conciencia social y una ética medioambiental, sabrás que el futuro es sostenible y que todos podemos aportar nuestro pequeño granito de arena.

Tu también puedes ser parte del movimiento comprando calcetines sostenibles si…

  • Te opones a la moda producida en cantidades obscenas
  • Eliges productos de pequeñas empresas para apoyar el comercio justo.
  • Eliges ropa fabricada con materiales sostenibles y creada éticamente.
  • Optas por elegir ropas que duren más tiempo, atemporales y que no pasarán de moda.

Si estás de acuerdo con estas afirmaciones, enhorabuena, eres una persona preocupada por el medio ambiente y por el futuro del planeta.