¿Cómo evitar las marcas de los calcetines?

Seguro que os ha pasado más de una vez. Te levantas una mañana, escoges tus calcetines favoritos, te los colocas, los miras y te sientes la persona más feliz del mundo porque quedan perfectos y tus pies lucen más bonitos que nunca. Pero pasan un par de horas y comienzas a sentir una incómoda sensación en las piernas y en los pies.

Y compruebas desolado que se trata del elástico de tus calcetines y la costura que se hinca en la punta de tus pies. Ves horrorizado cuando te los bajas, unas marcas desagradables que se han quedado estampadas en tus piernas. ¡Pues se acabó tener un buen día! Y pasas a pensar a continuación: ¡tengo que deshacerme de ellos inmediatamente! 

Esta sensación se puede evitar si optamos por unos calcetines sin costuras. Porque la estética no está reñida con la comodidad. Existen calcetines bonitos, divertidos y originales en el mercado que están fabricados sin esas incómodas puntadas o dobladillos que aprietan los dedos de nuestros pies, hasta provocar rozaduras o ampollas.

Además de evitar las marcas por las costuras de nuestros calcetines, las gomas o elásticos que llevan en la parte de la caña o del puño pueden apretar demasiado nuestros tobillos o piernas, lo que se convierte en problema circulatorio y, como consecuencia, a la larga pueden aparecer varices.

Calcetines con remallado a mano

Los calcetines sin costuras es la mejor alternativa para ir vestido de forma confortable. Conscientes de esas molestias, nuestras prendas que no tienen costura están rematadas con una técnica que se conoce como “el remallado a mano”. Un proceso que se realiza con una máquina especial y que nosotros elaboramos en Portugal.  Lo que convierte al calcetín en una prenda cómoda y suave.

Preocupados por el descanso de los pies, nuestros calcetines estampados y originales, no llevan costura ni hilvanado que pueda rozar nuestros dedos de los pies, con el fin de que no salgan esas incómodas rozaduras.

Calcetines con la elasticidad justa

Otras veces ocurre que encontramos calcetines que se escurren fácilmente hasta el talón, lo que provoca también una sensación incómoda porque tienes que estar pendiente todo el rato de subírtelos. Entonces te preguntas, ¿cómo conseguir ese equilibrio y una elasticidad perfecta?

Nosotros llevamos años preguntando a nuestros clientes cómo son los calcetines de sus sueños. Sin renunciar a la originalidad que nos caracteriza, somos conscientes del sufrimiento que pueden acarrear las gomas en los calcetines. Una solución que hemos encontrado es la forma del puño del calcetín.

Cómo conseguir que no dejen marca

La caña de los calcetines debe ser lo más lisos posibles, consiguiendo una adaptación perfecta a la pierna sin comprimir, pero que tampoco resbale. No es fácil encontrar algo así de perfecto, lo sabemos.

Se coloca un pequeño dobladillo o redondillo al final de ese puño, que se ciñe justo para que no caiga por el propio peso del calcetín, pero sin que se marque absolutamente en la pierna. El resultado es un calcetín original, con la adaptación y ajuste perfecto, que no deja marca en la pierna, ni tampoco se caen a la primera zancada.

Unos calcetines que se calzan según el grosor de la pantorrilla, para que tus piernas luzcan bonitas y descansen a la vez. Porque, como especialistas en calcetines sabemos que, a la hora de comprar esta prenda de vestir, la gente se fija en la elasticidad del calcetín. Muchos, incluso, meten la mano dentro para comprobar la flexibilidad del tejido.

Porque no hay nada peor que poner en marcha tu día y estar pendiente de esas incómodas gomas pegadas a tus piernas o del roce de la costura en la puntera, que aprieta y deja la marca del calcetín para el resto del día.

× ¿Cómo puedo ayudarte?